Blogia

FALANGE ESPAÑOLA TRADICIONALISTA Y DE LAS JONS

LXX ANIVERSARIO DE LA UNIFICACIÓN DE LAS FUERZAS NACIONALES

Hoy se cumple el 70 aniversario de la unificación de Falange Española de las JONS con la Comunión Tradicionalista.

El decreto de unificación fue publicado en el BOE el 20 de Abril de 1937 y dice lo siguiente:

Una acción de gobierno eficiente, cual cumple ser la del Nuevo Estado Español, nacido por otra parte bajo el signo de la unidad y la grandeza de la Patria, exige supeditar a su destino común la acción individual y colectiva de todos los españoles.

Esta verdad, tan claramente percibida por el buen sentido del pueblo español, es incompatible con la luchas de partidos y organizaciones políticas que, si bien -todas- pugnan noblemente por el mejor servicio de España, gastan sus mejores energías en la lucha por el predominio de sus estilos peculiares, o, lo que es peor, en cuestiones de tipo personalista que dan lugar a discordias pequeñas dentro de las organizaciones, resucitando la vieja intriga política y poniendo en trance de descomposición organizaciones y fuerzas cuyas masas se mueven a impulsos de los más puros ideales.

Llegada la guerra a punto muy avanzado y próxima la hora victoriosa, urge ya acometer la gran tarea de la paz, cristalizando en el Estado nuevo el pensamiento y el estilo de nuestra Revolución Nacional. Unidos por un pensamiento y una disciplina común, los españoles todos han de ocupar su puesto en la gran tarea.

Esta unificación que exijo en el nombre de España y en el nombre sagrado de los que por ella cayeron -héroes y mártires-, a los que todos y siempre guardaremos fidelidad, no quiere decir ni conglomerado de fuerzas ni mera concentración gubernamental, ni unión pasajera. Para afrontarla de modo decisivo y eficaz hay que huir de la creación de un partido de tipo artificial, siendo por el contrario necesario recoger el calor de todas las aportaciones para integrarlas, por vía de superación, en una sola entidad política nacional, enlace entre el Estado y la Sociedad, garantía de continuidad política y de adhesión viva del pueblo al Estado. Precisa para ello tener en cuenta que, aparte valiosísimas aportaciones colectivas e individuales de patriotas que desde la hora primera voluntariamente vistieron uniformes de Soldados de España, Falange Española y Requetés, han sido los dos exponentes auténticos del espíritu del alzamiento nacional iniciado por nuestro glorioso Ejército el diecisiete de julio.

Como en otros países de régimen totalitario, la fuerza tradicional viene ahora en España a integrarse en la fuerza nueva. Falange Española aportó con su programa masas juveniles, propagandas con un estilo nuevo, una forma política y heroica del tiempo presente y una promesa de plenitud española; los Requetés, junto a su ímpetu guerrero, el sagrado depósito de la tradición española, tenazmente conservado a través del tiempo, con su espiritualidad católica, que fue elemento formativo principal de nuestra nacionalidad y en cuyos principios eternos de moralidad y justicia ha de seguir inspirándose.

Siendo uno el sentir de las organizaciones, análoga la inquietud patriótica que las anima, con un ansia de unión, respaldada con el anhelo con que España la espera, no debe ésta retrasarse más.

Así, pues, fundida sus virtudes, estas dos grandes fuerzas nacionales hacen su presencia directa y solidaria en el servicio del Estado. Su norma programática está constituida por los veintiséis puntos de la Falange Española; debiéndose hacer constar que como el movimiento que conducimos es precisamente esto más que un programa, no será cosa rígida ni estática, sino sujeto, en cada caso, al trabajo de revisión y mejora que la realidad aconseje.

Cuando hayamos dado fin a esta ingente tarea de reconstrucción espiritual y material, si las necesidades patrias y los sentimientos del país así lo aconsejaran, no cerramos el horizonte a la posibilidad de instaurar en la Nación el régimen secular que forjó su unidad y su grandeza histórica.

Por todo lo expuesto,

DISPONGO:

Artículo primero. Falange Española y Requetés, con sus actuales servicios y elementos, se integran, bajo Mi Jefatura, en una sola entidad política de carácter nacional que, de momento, se denominará Falange Española Tradicionalista y de las JONS.

Esta organización, intermedia entre la Sociedad y el Estado, tiene la misión principal de comunicar al Estado el aliento del pueblo y de llevar a éste el pensamiento de aquél a través de las virtudes político-morales, de servicio, jerarquía y hermandad.

Son originariamente, y por propio derecho, afiliados de la nueva organización todos los que en el día de la publicación de este Decreto posean el carnet de Falange Española o de la Comunión Tradicionalista, y podrán serlo, previa admisión, los españoles que lo soliciten.

Quedan disueltas las demás organizaciones y partidos políticos.

Artículo segundo. Serán órganos rectores de la nueva entidad política nacional el Jefe del Estado, un Secretario o Junta Política y el Consejo Nacional.

Corresponde al Secretariado o Junta Política establecer la constitución interna de la entidad para el logro de su finalidad principal, auxiliar a su Jefe en la preparación de la estructura orgánica y funcional del Estado, y colaborar, en todo caso, a la acción de gobierno.

La mitad de sus miembros, con los que iniciará sus tareas, serán designados por el Jefe del Estado y la otra mitad elegidos por el Consejo Nacional.

El Consejo Nacional conocerá de los grandes problemas nacionales que el Jefe del Estado le someta en los términos que se establecerán en disposiciones complementarias.

Mientras se realicen los trabajos encaminados a la organización definitiva del Nuevo Estado totalitario, se irá dando realidad a los anhelos nacionales de que participen en los organismos y servicios del Estado los componentes de Falange Española Tradicionalista y de las JONS para que les impriman ritmo nuevo.

Artículo tercero. Quedan fundidas en una sola Milicia Nacional las de Falange Española y de Requetés, conservando sus emblemas y signos exteriores. A ella se incorporarán también, con los honores ganados en la guerra, las demás milicias combatientes.

La Milicia Nacional es auxiliar del Ejército.

El Jefe del Estado es Jefe Supremo de la Milicia. Será Jefe directo un General del Ejército con dos subjefes militares procedentes, respectivamente, de las Milicias de Falange Española y de Requetés.

Para mantener la pureza de su estilo se nombrarán dos asesores políticos del mando.

Dado en Salamanca a diecinueve de abril de mil novecientos treinta y siete.

FRANCISCO FRANCO

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

José Antonio Primo de Rivera

José Antonio Primo de Rivera

José Antonio Primo de Rivera y Saez de Heredia Nació el 24 de Abril de 1903 en Madrid, en el seno de una familia acomodada, de su padre Don Miguel Primo de Rivera heredó el titulo de marqués de Estella.
Estudio en la Facultad de Derecho de Madrid. La biografía de José Antonio, esta influenciada fuertemente por las vicisitudes del Gobierno de su padre Don Miguel Primo de Rivera, sobre todo por la su dimisión y los acontecimientos que la acompañaron, como siempre ocurre en las dictaduras cuando se inicia su eclipse y posterior desaparición, grupos que anteriormente habían sido mas o menos incondicionales, adoptan posturas mas cómodas, a José Antonio tanto oportunismo, no pudo menos que repugnarle.
El 2 de Mayo de 1930 acepta el cargo de vicesecretario general de Unión Monárquica, con el propósito de reivindicar la memoria de su padre. Se presenta a las elecciones de 1931, pero es derrotado por su contrincante conservador Bartolomé Cossío.
Es detenido en 1932 por haber colaborado con la sublevación de Sanjurjo. En 1933 se publica el diario "Fascio" donde escribe un articulo: "Orientaciones hacia un nuevo estado". Se lanza junto al aviador Ruiz de Alda a la creación del Movimiento Sindicalista Español, que seria el embrión de Falange Española.
Así el 29 de octubre de 1933, apesar de la persecución por parte de la Dirección de Seguridad, se celebra el acto fundacional de Falange, en el teatro de la Comedia de Madrid, en este acto intervinieron, además de José Antonio, Ruiz de Alda y Alfonso García Valdecasas.
José Antonio es elegido candidato por Cádiz y el 13 de febrero de 1934 se unifica con el grupo de Ramiro de Ledesma bajo el nombre de Falange Española de las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista). Desarrolla una brillante labor parlamentaria, interviniendo en los grandes debates y pronunciando entre otros un documentadísimo discurso en contra de la Ley Agraria que desde el poder intentan realizar las derechas.
A lo largo de 1934 se suceden los enfrentamientos entre izquierdistas y falangistas, siendo acusado en el parlamento de posesión ilícita de armas.
En 1935 José Antonio se dedica a realizar viajes por España dando mítines, se constituye el SEU. En este año Ramiro Ledesma abandona falange voluntariamente. Convocadas elecciones generales para febrero de 1936, se dislumbra el desastre. Falange se presenta en solitario, sin conseguir representación parlamentaria. Las elecciones son ganadas por el Frente Popular, aunque de la fiabilidad de aquellas elecciones sea motivo de controversia, debido a la multitud de situaciones de ilegalidad que se produjeron. La mecha de la guerra civil estaba encendida.
Falange Española de las JONS es declarada organización ilegal, y sus dirigentes, incluido José Antonio son detenidos y encarcelados en la Prisión Modelo de Madrid. Esto no seria obstáculo para que José Antonio siguiera dirigiendo el movimiento desde la cárcel.
El gobierno no para de presentar cargos en contra del líder de Falange y el 5 de junio de 1936 es trasladado a la cárcel de Alicante. En la cárcel de Alicante, José Antonio, escribe su manifiesto político en el que reitera su aspiración de Gobierno Nacional desde una perspectiva puramente democrática.
Conoce, los planes de sublevación de los militares, los cuales sin llegar a aceptar da libertad a sus seguidores para unirse a la rebelión.
A pesar de los intentos de salvarle por parte del Bando Nacional, como sobornos a autoridades locales, canje de prisioneros, e incluso el movimiento de una columna de jóvenes falangistas alicantinos (que fueron neutralizados por la Guardia de Asalto y destruidos), José Antonio es Juzgado.
El 17 de Noviembre de 1936 José Antonio es juzgado por rebelión militar, el mismo asumió su propia defensa, la de su hermano Miguel y la esposa de este Margarita Larios.
Su actuación es cálida y brillante, un diario izquierdista Alicantino escribía el día siguiente: -"Gesto, voz y palabra se funden en una obra maestra de la oratoria forense, que el público escucha con recogimiento, atención y evidentes signos de interés."
A pesar de su elocuencia los acusados son condenados a muerte, pero José Antonio caballerosamente apeló en favor de su hermano y mujer, por lo que la pena fue cambiada por reclusión.
A pesar de la interposicion de algunos dirigentes comunistas como Manuel Azaña, y adelantándose los dirigentes locales a la orden de Madrid José Antonio era fusilado la mañana del 20 de Noviembre en el patio de la cárcel de Alicante, junto a otros cuatro jóvenes del pueblo alicantino de Novelda.
Su ultima voluntad fue que limpiaran el patio de la cárcel para que su hermano Miguel no tuviera que pisar su sangre. Sus restos mortales yacen en la actualidad en el Valle de Los Caídos de Madrid, monumento levantado a los caídos de ambos bandos durante la Cruzada de liberación contra las hordas rojas.

Camilo Alonso Vega

Camilo Alonso Vega

CAMILO ALONSO VEGA (1889-1971)

Nació en El Ferrol (La Coruña) en 1889. Participó en la guerra de Marruecos y en la represión de la Revolución marxista de Asturias en octubre de 1934. Al iniciarse el Glorioso Movimiento Nacional, era teniente coronel de Infantería y consiguió el triunfo del bando nacional en Vitoria (Álava) ciudad que sin dificultades se unió al Alzamiento. Durante la Cruzada contra la barbarie roja participó en diversas campañas entre las que destacan la batalla de Brunete (1937), la campaña de Bilbao, Santander, la toma de Vinaroz y llegada al Mediterráneo (1938), la batalla del Ebro y la campaña de Cataluña. Alonso Vega se convirtió en una de las figuras claves del régimen del general Francisco Franco por su fidelidad y su cercanía personal a éste. Fue director general de la Guardia Civil (1943-1955), ministro de Gobernación (1957-1969) y Consejero Nacional de FET y de las JONS .En 1969 ascendió a Capitán General del Ejército. Murió el 1 de julio de 1971 en Madrid.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Celebración del 1º de Abril: Día de la Victoria

Celebración del 1º de Abril: Día de la Victoria

El pasado dia 30 de marzo se celebró en Madrid el 68 Aniversario de la Victoria del Ejército Nacional. Hubo diversos actos convocados por la Hermandad Nacional de Alféreces Provisionales y Fuerza Nueva.

A las 13 horas en la Iglesia de San Jerónimo el Real se celebró una misa a la que asistieron Carmen Franco, Marisa Calleja, Antonio Vallejo, Luis Fernandez Villamea y otros miembros de la Fundación Nacional Francisco Franco, de la Confederación Nacional de Combatientes y de Fuerza Nueva, entre otros.Al final de la misa, como es costumbre, los asistentes pudieron besar la gloriosa bandera de nuestra Patria.

A continuación se celebró una comida de hermandad en el Hotel Velazquez, a la que asistió Blas Piñar, el cual pronunció un largo discurso interrumpido en varias ocasiones por los aplausos de los asistentes.

José Antonio Girón de Velasco

 

 

     Nacido en Herrera del Río Pisuerga (Palencia) en el año 1911. Cursó estudios de Derecho, Participó en la fundación de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista (JONS) en 1932, amigo de José Antonio Primo de Rivera y miembro del Consejo General de la unificada Falange Española de las JONS.

 

      Durante la Cruzada contra las hordas rojas fue jefe de las milicias falangistas de Valladolid y obtuvo la Medalla Militar Individual, segunda condecoración en importancia tras la Cruz Laureada de San Fernando. Luchó en el Alto de los Leones al mando de una Centuria de Falange, cayendo prisionero junto con Luis González Vicent al asaltar una casamata enemiga.  Estuvo a punto de ser fusilado por el bando del Frente Popular.

 

      Una vez instaurado el régimen de Franco, comenzó a ocupar cargos políticos de gran importancia.  Fue presidente de la Hermandad Nacional de Excombatientes entre 1939 y 1941. Dado su marcado carácter de sentido de justicia social fue un exitoso ministro del Trabajo entre 1941 y 1957. Su gestión ministerial tendió en gran medida a aumentar el nivel de vida de la clase obrera en España. Entre estas medidas debemos destacar la creación de universidades laborales, entre las que destacaron las de Gijón, Córdoba, Sevilla, Zamora y Tarragona. Junto a esto, su otra actuación reseñable es la de potenciar un sistema de seguridad social, cuyos objetivos eran cumplir las situaciones de vejez, viudedad, orfandad, desempleo, jornada laboral reducida, vacaciones pagadas y una red de asistencia sanitaria con atenciones médicas y hospitalarias. En definitiva, podemos considerarlo como la "cara social" del régimen. Llegó incluso a donar la cantidad de 100.000 pesetas para la reconstrucción de parte de la ciudad de Cádiz afectada en 1947 por una explosión de un deposito de minas submarinas. En 1956, Girón, ante el temor de una repetición de la huelga de Barcelona de 1951, convocaría un consejo urgente de ministros con el fin de que el gobierno aprobara una subida salarial del 23 %. A él se deben leyes de importante contenido social, tales como el Seguro de Enfermedad, Higiene y Seguridad del Trabajo, la gratificación obligatoria de Navidad, el subsidio de invalidez y otras.

 

En 1957 sería cesado ante el creciente protagonismo de los tecnócratas en el régimen, que defendían políticas económicas capitalistas con el fin de modernizar España, pero sin cambiar el régimen político. Retirado temporalmente de la arena política, se dedicó a sus negocios urbanísticos y turísticos en la Costa del Sol, siendo considerado uno de los promotores de la puesta en valor de aquella zona, en especial el municipio de Marbella.

 

A principios de los años 70, Girón volvió a cobrar cierto protagonismo. En 1973, tras la muerte del Presidente del Gobierno, almirante Luis Carrero Blanco, fue uno de los candidatos a suceder al fallecido almirante, junto con Torcuato Fernández Miranda, Laureano López Rodó y Carlos Arias Navarro. Fue elegido finalmente este último.

 

Girón en los últimos años del régimen del Caudillo fue firme partidario del búnker, junto con figuras como los generales "azules" Tomás García Rebull y Carlos Iniesta Cano. Este grupo, que tenía bastante influencia sobre Franco, pretendió frenar cualquier atisbo de reforma dentro del régimen. Tuvieron cierto éxito durante 1974, como el conocido "Gironazo", artículo que escribió Girón en el diario Arriba contra el aperturista ministro de Información y Turismo Pío Cabanillas, que provocó su cese. Fue elegido Presidente de la  Confederación Nacional de  Ex-combatientes en 1974. Son tambien conocidas sus declaraciones como Presidente de la Confederación, en las que textualmente decía: "No reconocemos otra legitimidad que la del 18 de Julio".

Sin embargo, pese a su influencia dentro del régimen, el búnker no pudo evitar las diversas medidas aperturistas producidas en 1976 bajo la presidencia de Adolfo Suárez, culminando estas en la Ley para la Reforma Política, tras la cual el búnker quedaría prácticamente neutralizado. Se opuso férreamente a la instauración de la democracia en España y negó la legitimidad del referéndum constitucional de 1978. Murió en Fuengirola (Málaga) el 22 de Agosto de 1995.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres